A veces estoy en la nube

Todos hemos oído hablar de ella -sobre todo últimamente con el robo de fotos que sufrieron algunas famosas- y es que el problema de estas nuevas cosas tecnológicas, generalmente está, en que no sabemos qué son, para qué sirven y cómo se utilizan. Pero no os preocupéis, mis queridos lectores, que para eso ya estoy yo aquí -para eso y para liaros más y hablaros de mis cosas- Hoy vamos a hablar de La Nube, esa gran desconocida….

La computación en La Nube es una “nueva” propuesta tecnológica que permite ofrecer servicios informáticos por medio de Internet, sin tener un programa físico instalado necesariamente en tu ordenador, o tener todos los datos almacenados en un servidor en la empresa.

La Nube

Aclaremos primero algunos términos.

Por un lado están los proveedores de alojamiento, que son las empresas que se encargan de ofrecer dichos servicios de tecnología o de negocio al usuario final.

Por otro lado están los servidores. Los proveedores de alojamiento disponen de servidores ubicados en centros de datos repartidos por todo el mundo, y son los encargados de atender las peticiones del usuario final.

Y también tenemos los servicios más utilizados en La Nube. Los más utilizados por las empresas son los de correo electrónico, alojamiento de páginas web, realización de videoconferencias, creación y almacenamiento de documentos. Evidentemente no sólo las empresas utilizan estos servicios, también particulares.

¿Cuáles son las principales ventajas de utilizar La Nube?

  • El usuario accede a los servicios tecnológicos o de negocio en cualquier momento, lugar y desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Lo podríamos llamar “independencia”.
  • Sólo nos facturarán en función de lo que consumamos, por lo que habrá un “abaratamiento de los costes”.
  • El aprovisionamiento de los recursos se ofrece prácticamente en tiempo real y en función de las necesidades del cliente, pudiendo cubrir los picos de trabajo. A esto lo llamaremos “escalabilidad y elasticidad”.
  • No es necesario disponer de equipos caros o de una alta potencia, lo que nos “reduce la infraestructura”.
  • El software y las aplicaciones en La Nube son más fáciles de mantener, ya que no necesitan ser instalados en el ordenador de cada usuario. Lo que será una “mejora del mantenimiento”.

¿Y las desventajas? Pues alguna hay también.

  • La disponibilidad, estará sujeta al acceso a Internet.
  • La pérdida de control. Y es que siempre cuesta confiar en un tercero, sobre todo cuando, como en este caso, en el que la mayoría de las veces no sabemos dónde están las instalaciones sobre las que se ejecutan nuestras aplicaciones.
  • La seguridad, se debe tener en cuenta que los datos sensibles pueden no residir en instalaciones y/o dispositivos propios del usuario final, ya sea empresa o individuo; lo que podría generar un contexto de vulnerabilidad de la información. Pero sobre la seguridad quiero hacer un pequeño inciso. Se puede evitar la falta de seguridad. –¿Cómo María?- Pues con unos pequeños hábitos de usuario aplicables a todo en general. Cuidar las claves; que sean largas y que incluyan letra y números;verificando los pasos; encriptando los archivos; realizando copias de seguridad con asiduidad; no dando más datos de los necesarios cuando se active un producto o servicio; usando conexiones seguras y cifradas.

¿Qué tipos de Nubes hay?

  • Públicas. Se caracterizan por estar mantenidas y gestionadas por un proveedor de servicios no vinculados con el cliente final. Las aplicaciones, almacenamiento y otros recursos están disponibles a través de dicho proveedor de servicios.
  • Privadas. Las Nubes privadas son para el uso exclusivo de la organización, cuya infraestructura puede estar controlada o gestionada desde el departamento informático de la empresa o por parte de un proveedor externo.
  • Híbridas. Combinan los modelos de las Nubes públicas y privadas. El cliente final es propietario de unas partes y comparte otras, aunque de una manera controlada. Por ejemplo, es posible que la base de datos resida en la “cloud” privada, mientras que el servicio de aplicaciones lo haga en la “cloud” pública.

¿Qué debemos saber antes de contratar un servicio en La Nube? Debemos asegurarnos de que el el proveedor se compromete a que:

  • El servidor esté disponible permanentemente.
  • Nadie ajeno pueda acceder a los datos.
  • Se realicen copias de seguridad.
  • Se garantice la la recuperación de toda la información.

Como siempre, he intentado aclarar términos y espero no haberos liado más que ayudado. Os dejo más abajo el departamento de opiniones, quejas y sugerencias a vuestra entera disposición.

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: